Ahorra Energía con Gas Natural

Los mejores consejos energéticos
para ahorrar en tu vivienda

Breve historia del coche y gas natural

Creado por Nedgia

coche y gas natural

En este blog te estamos contando las características técnicas y beneficios que aporta el coche a gas natural, pero, ¿conoces su verdadera historia? ¿sabes cómo ha evolucionado hasta llegar a nuestros días? Aunque no lo creas, se trata de una modalidad de coche que tiene a sus espaldas más de 100 años de trayectoria.

No olvides que en nuestra guía encontrarás todo lo que necesitas para decidir si quieres pasarte al coche a gas natural: un análisis en profundidad que te ayudará a salir de dudas.

coche a gas natural mejor alternativa sostenible nedgia

¿Cómo empezó todo?

El gas natural como combustible ha tenido muchas aplicaciones a lo largo de la historia. Ya en el siglo XIX se utilizó para alimentar las farolas, y fue la principal fuente de energía durante todo el siglo. La invención de la bombilla eléctrica en 1879 obligó a las compañías de gas a buscar otros usos y aquí nació su vínculo con la automoción.

Los primeros prototipos funcionaban sin compresión y se denominaban “vehículos de bolsa de gas”. Estos coches se usaron para combatir la escasez de gasolina durante la Primera Guerra Mundial, y más aún durante la segunda parte del conflicto.

En un principio, por cada litro de gasolina se necesitaban de dos a tres metros cúbicos de gas, lo que exigía un sistema de almacenamiento exageradamente grande. La solución llegó en forma de bolsa montada en el porta equipajes del vehículo. Los automóviles tenían entonces una estructura de madera o metal en el techo y unida a los parachoques, a la que incorporaban un enorme globo. La bolsa, que quedaba visiblemente expuesta por lo que era fácil ver la cantidad de combustible que quedaba, se inflaba completamente al inicio del viaje y se deshinchaba con cada kilómetro recorrido. Eran mucho más baratos y fáciles de construir que los tanques de metal, y podían repararse de manera similar a los neumáticos de bicicletas.

Pero había un inconveniente: los puentes y otros obstáculos se revelaron como evidentes peligros debido a la altura y a fragilidad de las bolsas de gas. Las altas velocidades también fueron evitadas por los conductores: alcanzar los 50km/h no solo afectaba a la eficiencia del combustible, sino que el tanque podía salir despedido fuera del vehículo.

En los últimos cuarenta años se han incorporado muchos avances tecnológicos y se ha optado por comprimir significativamente el gas, lo que lo han convertido en un combustible más económico, seguro y eficiente. Los tanques se han reducido y se colocan en el maletero del coche, por lo que desde hace años el coche a gas natural ya es una realidad por la que han optado más de 22 millones de vehículos en el mundo. De ellos, 1,5 millones en más de 30 países europeos.  

Ahora que conoces la historia del coche a gas natural, descubre sus características y prestaciones descargando nuestra guía:

coche a gas natural mejor alternativa sostenible nedgia

Tags: coche a gas natural, coche gas natural, coche y gas natural, gas natural como combustible

Llama gratis al 
900 264 216

¿Te llamamos?

¡Subscríbete al blog!

Últimas Entradas

© Nedgia, S.A.

Avenida de América,38. 28028 Madrid

Contacto       Mapa web       Nota legal       Protección de datos      Accesibilidad      Política de cookies